TERAPIA CRANEOSACRAL

Es una forma suave y a la vez profunda de trabajo corporal. Esta técnica fue desarrollada por el Dr. Sutherland a partir de los años 50 del pasado siglo.

Se basa en la existencia de tres mareas o pulsaciones rítmicas que engloban el sistema humano y que se transmiten a todos los órganos, fluidos, huesos y tejidos corporales.

El terapeuta, a través de la escucha con sus manos, accede a esta pulsación y evalúa los posibles desajustes, movimientos, bloqueos y resistencias que originan la enfermedad e interrumpen la salud a diferentes niveles, físico y emocional.

Por medio de una suave palpación durante la terapia se promueve la expresión libre de los propios ritmos internos y con ello la salud.

Objetivo: Relajar, bajar el nivel de estrés, acompañar a la persona a restablecer su salud, sanar.

Terapia Biodinámica CRANEOSACRAL- La Inteligencia en el Cuerpo

La sabiduría tradicional tiende a localizar el centro de inteligencia en el cerebro. Mucho antes de que nuestro intelecto se forme, una inteligencia está trabajando para crear y formar las estructuras que pueden dar lugar a nuestros procesos de pensamiento y otras funciones. El desarrollo embriológico sigue un diseño tan inteligente y sofisticado que ningún cerebro humano ha podido recrear. Esta tarea pertenece a la sabiduría del cuerpo. El hecho de que el cerebro se presente fuera de tal proceso determinado, implica que éste es producto de una inteligencia más profunda, no una inteligencia externa o más elevada, sino de una inteligencia más profunda. Es esta inteligencia la que determina la matriz original alrededor de la cual nuestro cuerpo organiza y funciona a lo largo de nuestras vidas.
Vivimos en una cultura que ha separado el cerebro inteligente de la inteligencia más profunda implícita dentro del cuerpo. Nos olvidamos de escuchar al cuerpo. La aparición de dolor y enfermedad no es aleatoria, sino que es una expresión de la inteligencia del cuerpo, advirtiéndonos de que necesitamos hacer cambios. Pero, muchas veces, silenciamos el cuerpo suprimiendo los síntomas. Ésta es una trampa en la que muchos Terapeutas Complementarios también caen. Así pues, vemos algunos artículos con títulos como esta o esa terapia cura esta o esa enfermedad.

Igualmente nos olvidamos de escuchar cuando el cuerpo nos dice que la vida es buena, mirando en cambio por las comodidades del consumidor y por los símbolos externos de status social para tranquilizarnos. Ninguno de éstos puede reemplazar la sensación de irradiar bienestar y vitalidad inherente a nuestra salud. Cuando nosotros estamos encarnados de verdad y sintonizados con nuestra matriz original, la inteligencia no es sólo una serie de pensamientos, sino que puede sentirse como olas de excitación que iluminan nuestros tejidos para dar lugar a pensamientos en lugar de dictarse por ellos.

La inteligencia que nos forma continúa informándonos a lo largo de la vida. Todo lo que tenemos que hacer es escuchar. La Terapia Craneosacral Biodinámica es un proceso de escucha profunda. Cuando los tejidos ocupan la matriz original de nuevo, puede parecer como alquimia. Las cosas se transforman. A veces los síntomas desaparecen ya que el cuerpo deja de expresarse así. Otras veces, los síntomas permanecen, pero la relación del paciente con ellos cambia; el síntoma ya no es más el centro de atención, ya que pertenece a un contexto más amplio en el cual la vida se siente más llena y más satisfecha. A veces nada cambia. Quizás el paciente no quiere pararse a escuchar o quizás es demasiado abrumador oír. La decisión no es nuestra. Animando al cuerpo a hacer explícito lo que está implícito en su formación, nosotros ofrecemos posibilidades, no dictadas soluciones.

"Todas las partes del cuerpo obedecen la ley eterna de la vida y del movimiento".
Doctor A. T. STILL

© 2005 advaitia.com

TERAPIA CRÁNEO-Sacral

BREVE INTRODUCCIÓN A LA OSTEOPATÍA:

Para empezar, haré una introducción acerca de lo que es el Sistema Cráneo-Sacral, después veremos que puede originar la HIPERACTIVIDAD en los niños (desde el punto de vista de la Terapia Cráneo-Sacral), y como conclusión veremos los tratamientos que han demostrado resultados en todos los niños tratados.

SISTEMA CRÁNEO-Sacral:

• Tenemos al cerebro y la médula espinal. Sistema Nervioso.
• Ambos están envueltos por unas membranas: piamadre, aracnoides y DURAMADRE.
A todo este conjunto, se le llama SISTEMA CRÁNEO-Sacral
• Esta estructura está protegida por el cráneo y la columna vertebral, estructura dura que protege al SCS
• Dentro del cerebro, en los plexos coroideos, (capilares que penetran en los ventrículos), en los capilares de la cavidad subaracnoidea del cráneo y la médula, y también perivascularmente en el epéndimo y el parénquima, se produce el Líquido Cefalorraquídeo también llamado cerebroespinal, que tiene varias funciones, entre ellas: protección del cerebro y médula, alimentación y drenaje del cerebro y membranas, regular la composición química del entorno de los centros cerebrales, retirada de los productos de desecho del cerebro, función inmunológica manteniendo al cerebro libre de agentes patógenos, control bioquímico de todo el organismo a través de la circulación por los microtúbulos de las fascias, conductibilidad eléctrica por la concentración de iones de sodio y potasio.
• Este LCR fluctúa.
• La fluctuación del LCR consiste en una fase de llenado y vaciado rítmico de los ventrículos.
• El LCR se expande no solo por el cerebro y la médula, sino también por los microtúbulos de las fascias corporales en todo el organismo. Estos microtúbulos son fibras de colágeno huecas que se encuentran en las fascias. Desde las vainas nerviosas el LCR entra en contacto con los espacios extracelulares y la linfa a través de estos microtúbulos, así el LCR se reparte por todo el cuerpo e influye en todas sus funciones. (Esta expansión se pudo demostrar con oro coloidal inyectado en la cavidad subaracnoidea, en pocas horas este marcador se extendió por todo el cuerpo). Todos estos estudios se realizaron por la importancia del LCR en la Osteopatía Cráneo-Sacra, y no solo para el SN, sino para el Sistema Inmunitario.

Resumiendo: el SCS es un sistema hidráulico semicerrado, contenido dentro de las meninges que envuelve y protege, y en el que vive y realiza sus funciones en un ambiente fisiológico el cerebro y la médula, y que estructuralmente se extiende desde el cráneo hasta el sacro.

Fue en 1.874 cuando aparecieron públicamente los fundamentos filosóficos y prácticos de la Osteopatía, desarrollada por Andrew Taylor Still a partir del enfrentamiento con las excesivas prescripciones por parte de los médicos, de medicamentos, sangrías y demás métodos médicos. Este sistema médico desarrollado por Still nuevo y que integra a todo el cuerpo con la mente y las emociones, lo denominó OSTEOPATÍA.
En 1.917 la introduce en Europa J.M. Littlejohn fundándose en Inglaterra la primera escuela de osteopatía, después en 1.957 Paul Geny funda la Escuela Francesa de Osteopatía, que más adelante traslada a Inglaterra por motivos políticos, dando lugar a la European School of Osteopatía.

El método de tratamiento CRÁNEO-SACRO fue desarrollado más adelante a principios de los años 30 por W.G. Sutherland, (cuya mayor aportación junto a la aplicación consecuente de los principios de la Osteopatía sobre el cráneo, fue el descubrimiento de un sistema de regulación para el organismo, que se manifiesta con un movimiento rítmico y lento del cráneo) quien al examinar un cráneo fresco diseccionado observó:
• Que las superficies de unión de los huesos parietales con los temporales presentaban aristas como las agallas de un pez, esto era el reflejo de la movilidad articulada de un mecanismo respiratorio, y le llevó a investigar la movilidad de los huesos del cráneo, aunque los libros de Anatomía decían lo contrario. (es decir que se sueldan y no se mueven.) Estos estudios le llevaron a la conclusión de que las superficies articulares de los huesos del cráneo daban lugar a una estructura hecha para el movimiento, y a este movimiento le llamó MOVIMIENTO RESPIRATORIO PRIMARIO. MRP Pues empieza en el estado embrionario y acaba unos minutos después del fallecimiento. Entendiéndose respiratorio en el sentido de la respiración de los tejidos que hace que cada célula drene rítmicamente gracias a los sutiles movimientos de este sistema.
• Vio que bajo la superficie interna de los huesos del cráneo estaban las membranas intracraneales que coordinaban ese movimiento.
• Que igualmente el sacro está unido al cráneo por estas membranas que bajan por el canal medular hasta el segundo segmento del sacro, donde se adhieren. (es una unidad funcional de ahí el nombre de Sistema Cráneo-Sacro)
• Que el sacro también tiene un movimiento involuntario inherente entre las dos palas ilíacas. El movimiento que tienen los huesos del cráneo, y que a través del canal medular se transmite hasta el sacro está producido por el Ritmo Cráneo-Sacral.

Este Ritmo Cráneo-Sacral es el resultado de:

1. La producción de Líquido Cefalorraquídeo dentro del cráneo, su distribución a lo largo de todo el canal medular, y la reabsorción de nuevo dentro del cráneo.
2. Todo este mecanismo está dirigido por el movimiento de la sínfisis esfeno-basilar que abre y cierra el ángulo articular, flexionándolo y extendiéndolo. De ahí que el movimiento que realizan los huesos del cráneo cuando se produce el LCR en los ventrículos III y IV, y que a través del sistema Fascial por sus microtúbulos es transmitido a todo el cuerpo, se le denomine movimiento de FLEXIÓN Y EXTENSIÓN, y esto nos da como resultado el RITMO CRÁNEO-SACRO, independiente de otros ritmos corporales, y que influye sobre el metabolismo del cuerpo y sobre cada una de sus células. Hace que los huesos del cráneo, como los del resto del organismo efectúen una rotación interna y externa, con una frecuencia de entre 6 a 12 ciclos/ min., (siendo 3 segundos la fase de llenado y 3 segundos la de vaciado) de una forma suave y casi imperceptible.
Más adelante y en diferentes Escuelas, siguiendo todas los trabajos e investigaciones de Sutherland el estudio de la Osteopatía Cráneo-Sacral se ha realizado utilizando los más novedosos sistemas de medición para comprobar el movimiento de los huesos y su rango. Así por ejemplo la Dra. Viola Fryman, Harold I. Magoun etc. y posteriormente el equipo del Dr. Leopoldo Busquet, asistidos por láseres conectados a ordenadores obtuvieron una imagen holográfica tridimensional con precisión micrométrica del movimiento descrito anteriormente, y dando como resultado la existencia de un movimiento cíclico cuya amplitud es de 15 a 25 ?m..
Más adelante, el Dr. John Upledger, quien en los 70 dirigió un equipo multidisciplinar formado por: médicos, bioquímicos, físicos, fisioterapeutas, osteópatas, ingenieros electrónicos, etc. Que estudiaron durante 5 años con simios y cráneos frescos, ayudados por sofisticados equipos que incluían antenas emisoras y radares, lo que ya se había demostrado, añadiéndole el desarrollo de la intuición y el sexto sentido a la hora de protocolizar y aplicar la Terapia Cráneo-Sacral Por esto, hay que añadir algo del campo de la Psicología y la Conciencia Humana: “Que el pensamiento es una fuerza mental que puede ser emitida, dirigida y percibida” y el Osteópata no puede ni debe limitar esta dimensión ENERGÉTICA.
Según los estudios realizados por expertos de todo el mundo, se llegó a las conclusiones descritas, y a partir de ahí se aplicó un método para el diagnóstico y el tratamiento, que se aplica con éxito en todo el mundo desde los años 70.

Por este mecanismo, el cráneo tiene su movimiento que transmite por el canal medular hasta el sacro, y a través del sistema Fascial llega a todo el organismo, de tal manera que aunque estemos en absoluto reposo, todo nuestro cuerpo está en un movimiento fisiológico continuo. Por lo que el principio de la Osteopatía es: “Donde hay movimiento hay vida” el movimiento por tanto es el principio de la vida, y en la Terapia Cráneo-Sacral, de lo que se trata es de devolver, restaurar mediante un estímulo, (una información que damos al sistema que estamos trabajando) la movilidad y función normal, es decir el terapeuta da una información ante la que el cuerpo del paciente se pone en marcha hacia su normalización.
Esto nos lleva a ver otra cosa: EL CUERPO SIEMPRE TIENDE A SANAR, POSEE MUCHOS MECANISMOS DE AUTORREGULACIÓN, lo que el terapeuta hace es darle una información, pero SANA EL SOLO, ante lo que debemos ser humildes y no pensar que nosotros “curamos”.
La TCS trabaja sobre todas las estructuras del cuerpo: SNC, membranas durales, huesos, músculos, fascias, órganos, etc. De manera que en cada caso se usan unas técnicas diferentes según lo que vayamos a tratar.

SISTEMA Fascial
Aunque no es parte integrante del Sistema Cráneo-Sacral, es de suma importancia para él, por lo que requiere un capítulo aparte.
El Sistema Fascial, se orienta siempre en sentido longitudinal salvo en los diafragmas. La fascia: une, conecta, divide, soporta, protege, etc. a todas nuestras estructuras y es de suma importancia en TCS, lo vamos a trabajar en toda su extensión, sobre todo los diafragmas: pélvico, respiratorio, entrada torácica y base del cráneo, por la implicación que tienen con el Sistema Cráneo-Sacral.
Diafragma Pélvico, pues es en la excavación pélvica donde está todo el aparato genitourinario, excretor, reproductor, por él pasan las AA que irrigan los MMII, las VV que los drenan, y el sistema linfático correspondiente.
• También trabajaremos mucho el Diafragma Respiratorio, por la mecánica respiratoria en sí y por que por su estructura y funciones es partícipe en ocasiones de patologías diversas relacionadas con las estructuras adyacentes que son casi todos los órganos internos.
• El Diafragma de Entrada Torácica igualmente por su enclave y las estructuras que por él pasan, es necesario trabajarlo para que facilite el buen funcionamiento del Sistema Cráneo-Sacro.
• El Diafragma de la Base del Cráneo por su enclave y las estructuras que por el pasan, y que por diversas circunstancias como por ejemplo el NACER y los mecanismos que se usan a veces para sacar al niño, accidentes, ó un estado de estrés mantenido, hacen que la persona pueda tener problemas desde leves a muy graves, merece un capítulo aparte, pues origina gran cantidad de problemas que en ocasiones empiezan en el nacimiento y pueden durar toda la vida
SISTEMA MEMBRANOSO INTRACRANEAL
En Terapia Cráneo-Sacral, se habla casi exclusivamente de la duramadre, la membrana que alberga a todo el SN, dentro del cerebro, y a toda la médula espinal dentro del canal vertebral.
En ocasiones y por diferentes motivos se producen tensiones en la duramadre craneal, lo que le origina: mareos, dolores de cabeza, cansancio, aturdimiento etc. Por lo que se le trabaja dependiendo de la patología con las técnicas diseñadas para ello.
MEMBRANAS DURALES ESPINALES Ó SISTEMA MEMBRANOSO EXTRACRANEAL
Los cambios mecánicos, cambios posturales, accidentes, analgesias peridurales, cambios de volumen, etc. hacen que la duramadre espinal pueda sufrir tensiones ó restricciones a su movimiento fisiológico, provocando dolores de espalda a cualquier nivel.
Estos dolores de espalda ceden casi inmediatamente al trabajar el tubo dural.
Los dolores lumbares en ocasiones son producidos por la mala respiración, en ese caso los pilares del diafragma, que se asientan en la 2ª y 3ª lumbares, tiran de estas vértebras ocasionándolos.
La TCS es una técnica manual sutil, y para aplicarla no hay que hacer una presión fuerte sino todo lo contrario, se usa un tacto sutil y no invasivo ni intrusivo, al que el organismo responde dando paso a sus propias fuerzas de recuperación. La máxima en TCS es “menos es más”, es decir que hemos de estar atentos a la presión que usamos, ha de ser mínima.

QUÉ PUEDE SER TRATADO CON TCS?
Cómo se ha visto, por la implicación del Sistema Cráneo-Sacral con el resto del organismo, son muchas las enfermedades ó disfunciones susceptibles de ser tratadas con TCS.
Por Aparatos, es muy eficaz en: problemas de ORL cómo vértigos, mareos, Meniére, sinusitis, acúfenos, tinnitus. Problemas de la vista: estrabismo sobre todo en niños. Dolor de cabeza, migrañas, hemicranealgias. Problemas cervicales: latigazo, contracturas, pinzamientos, adormecimiento de MM Dolor de espalda a cualquier nivel. Ciáticas. En el Aparato Digestivo, todas las patologías derivadas de una compresión del Vago. En el Aparato Cardio Respiratorio: problemas originados por el Parasimpático: tráquea, bronquios, corazón y vasos coronarios. Y casi todos los problemas del Aparato Locomotor derivados de traumatismos, fracturas ó adaptaciones posturales, incluyendo escoliosis.
Las contraindicaciones de la TCS son: en los casos de cambio volumétrico intracraneal debido a: traumatismo craneal, ACV, etc. Y en el IAM, pudiéndose tratar esta patología pasadas unas semanas y dependiendo del estado del paciente.
Para poder aplicar la Terapia Cráneo-Sacral, son necesarios estudios de Anatomía, Fisiología, Principios de Osteopatía, Embriología y Psicología, además de todas las técnicas que dan como resultado el Protocolo de 10 Pasos, que es el tratamiento básico con TCS.
Esta tiene otros tratamientos como la Liberación Somato Emocional y Manipulación Visceral.

En nuestro trabajo diario, las Matronas podemos actuar en casos como:

• Pirosis.
• Dolor de cabeza.
• Ciática.
• Lumbalgias.
• Miedo.
• Nauseas.
• Estreñimiento.
• Insomnio.
• Retención de líquidos.
• Calambres.
• Adormecimiento de MM.
• HTA
• Mareos.
• Tensión en bajo vientre
• Etc. Etc. Etc.

Durante el parto, en casos de:
• Disdinamia.
• Nerviosismo.
• No progresión.
• Cansancio.
• Expulsivo.
• etc., etc.

Y con el RN aliviándole los traumas del parto, tanto físicos como psíquicos:

1- Reajusta todo su cuerpo, lo que le proporciona un mayor bienestar.
2- Beneficia su sistema inmunológico lo que le reduce el riesgo de contraer infecciones.
3- Al actuar sobre todos los sistemas líquidos del cuerpo, le limpia de residuos tóxicos derivados de medicaciones, anestesias u otros productos que le hubiera podido transmitir la madre.
4- Rectifica las posibles restricciones que le ha ocasionado el nacer, siendo la mas importante, la compresión de la base del cráneo, que le origina todos los trastornos derivados de una compresión del Vago: cólico del lactante, desadaptación, llanto súbito, regurgitaciones, diarreas, distréss respiratorio, hiper e hipo actividad etc. etc.
5- Le ayuda a adaptarse a su familia, al mundo, a su medio.
6- Le reduce el estrés que para el ha supuesto su estancia en el útero, y el parto, aliviándole de problemas como:

RELACIONADO CON PROBLEMAS Y POSIBLES RELACIONES ANATÓMICAS:

• Estrabismo: Esfenoides, foramen óptico.
• Convulsiones: Área temporal y basilar del occipital.
• Prob. De oído Temporal, Nervio vestíbulococlear: Par VIII.
• Vómitos: Vago Par X
• Distréss respiratorio: Vago Par X
• Problemas de deglución: Vago Par X
Hiperactividad: Vago Par X
• Alimentación Glosofaríngeo (revisar foramen yugular): Par IX
• Llanto continuado: Vago y ganglios basales
• Tragar y chupar Hipogloso: Par XII
• Equilibrio Temporal: par VIII
• Prob. Ocular, orbital: Esfenoides
• Nasal, respiratorio sup.: Esfenoides.
• Insomnio
• Llanto súbito
• Regurgitaciones
• Movimientos discoordinados, espasmódicos, desasociado, retraído, hipotónico, tarda en hablar, en andar, etc.
• Etc., etc.

OTROS SIGNOS DE TRAUMA

• Movimientos discoordinados, espasmódicos, desasociado, retraído, hipotónico, tarda en hablar, en andar, etc.
• Torsiones de cabeza, cuello y pelvis.

Y todo esto lo haremos aplicando unas maniobras sutiles que les van a aliviar, y en muchos casos solucionar definitivamente estos problemas.
Ayudándoles a entender al mundo de una manera más amable ya que vamos a usar un tacto sutil, amoroso, aceptándole y queriéndole como es: ESTO ES ABSOLUTAMENTE NECESARIO PARA EL NORMAL DESARROLLO EMOCIONAL DEL NIÑO, y se lo vamos a enseñar a su madre.

INFORMACIÓN SOBRE NIÑOS HIPERACTIVOS: QUÉ PROBLEMAS RELACIONADOS CON EL SCS DEL NIÑO PUEDEN DAR LUGAR A LA HIPERACTIVIDAD.

PROBLEMAS RELACIONADOS CON EL SISTEMA CRÁNEO-Sacral QUE PUEDEN PRODUCIR HIPERACTIVIDAD EN LOS NIÑOS

QUÉ PUEDE ORIGINAR HIPERACTIVIDAD EN EL RECIÉN NACIDO Y EN NIÑOS DE MÁS EDAD

• Durante el proceso del parto, sea natural ó instrumental, el niño va haciendo adaptaciones al canal del parto, (blando y duro), y su cabeza va adaptando su forma a este canal, con lo que el SNC que está dentro de la cabeza, puede sufrir compresiones ó cualquier otro tipo de restricción (falta del movimiento fisiológico y función de una estructura) debido a esta adaptación a la forma que está adquiriendo la cabeza.
• Por otro lado tenemos que cuando la cabeza del niño en un parto eutócico sale, apoya su occipital en la sínfisis de la madre para terminar esta fase del movimiento hacia el exterior. En ese momento el profesional que asiste al parto, coge la cabeza y tira de ella, sin saber que esta maniobra de traccionar de la cabeza que se encuentra en hiperextensión, puede provocar una mala articulación de los cóndilos del occipital y las carillas articulares del atlas, lo que origina un desplazamiento del occipital, que empuja al temporal del lado hacia el que se ha desplazado el occipital, COMPRIMIENDO, Y HACIENDO MENOR EL CALIBRE DEL AGUJERO YUGULAR, situado entre el occipital y el temporal, y por el que pasan al salir del cráneo los pares: IX, X y XI.
• Y cuando ocurre una compresión de estos nervios, se ven afectadas las funciones que rigen, siendo las más importantes las del Vago, por lo que he subrayado y puesto en negrita el par X, el VAGO, que no solo inerva estructuras de la cabeza y cuello, (como ocurre con los otros pares), sino que desciende al tórax y al abdomen contribuyendo a la formación de los plexos vegetativos que inervan las vísceras. Es EL MAYOR NERVIO PARASIMPÁTICO Y POR TANTO EL MÁS IMPORTANTE ANTAGONISTA DEL SIMPÁTICO, de ahí la gran importancia que tiene en el tema que tratamos.
• Estas restricciones originadas en el parto, ó en algunos casos por accidentes……, crean en el SCS del niño una tensión/es que le están afectando física y emocionalmente, dada la complejidad y cantidad de funciones que en su persona están alteradas, lo que origina en el niño y por solo exponer unas pocas:

Color una cianosis puede ser debida a una lesión que afecta al ganglio basal del par X ó a los centros respiratorios situados en el suelo del V ventrículo.
Comportamiento: letargia, estupor, sueño excesivo, irritabilidad, insomnio,
Ojos: la miopía congénita puede estar provocada por un traumatismo del occipital. La diplopía con un mal alineamiento de las orbitas (alinearlas). Nistagmus, estrabismo: nervios de los músculos externos del globo ocular, pares III, IV y VI.
Gritos anormales: sugieren algún problema del núcleo del vago en el suelo del IV ventrículo. La ausencia ó retraso de los gritos hay que tenerla en cuenta, ya que la naturaleza destina los primeros esfuerzos vigorosos a superar la hipoxia y a favorecer la apertura de los elementos preoseos..
Los gritos débiles, los gemidos, ronquidos, pueden sugerir lesiones craneales.
Dificultad para mamar y chupar: cuando mama el niño presiona con su lengua el cielo de la boca de manera que moviliza la SEB liberando así el MRP. Cuando encontramos estas dificultades podemos pensar en el par XII el gran hipogloso, que sale del cráneo por el agujero condilar y toda disfunción o compresión de los cóndilos occipitales puede crear una patología de este nervio traduciéndose en una perturbación de los músculos de la lengua. La corrección de los cóndilos da una mejoría rápida. Igualmente puede haber una compresión del vago en el suelo del IV ventrículo, que acarrea babeos y regurgitaciones no relacionadas con una estenosis de píloro.
Crecimiento anormal: el desarrollo del cerebro comanda el del cráneo y viceversa, así en la hidrocefalia hay un desarrollo exagerado del cráneo a causa de un aumento de presión intracraneal.
Trastornos motores: espasticidad muscular, parálisis, movimientos voluntarios acompañados de otros involuntarios, convulsiones, retraso de la motricidad, epilepsia, tortícolis congénitas, trastornos del lenguaje y del comportamiento, desviaciones vertebrales, trastornos ORL como otitis, rinofaringitis, laringitis, asma. Todos estos problemas pueden estar en relación con lesiones craneales.

Por todo lo anterior, desde la observación y el trabajo científico, se ha elaborado un Protocolo de Tratamiento, que aplicado al niño, soluciona loas restricciones a las que está sometido su SCS, eliminando los problemas que le originan, como es la HIPERACTIVIDAD. Cuanto antes se aplique, antes se corrigen estas restricciones, es decir en un niño de un mes el resultado es inmediato, en un niño de 4 años, el resultado es inmediato, pero hay que “fijarlo” aplicando terapia durante un periodo más prolongado de tiempo, no llegando nuca a ser un tratamiento largo.

Autora: Mª José Aguilar Rubio.
Matrona. Terapeuta Cráneo-Sacral especialista en Pediatría.
Profesora de TCS para Personal Sanitario (especialmente Matronas, enfermeras de las áreas de Pediatría, y Pediatras.)
E-mail: terma500@telefonica.net Móvil: 679 19 32 55