papasenkepinas.gif (17532 bytes)

Papel del padre en la lactancia materna

¿Cómo podemos incrementar la participación del padre en el cuidado del niño y su rol en la Lactancia Materna?

El cuidado del niño recae casi exclusivamente sobre la mujer, basándose en parte en el hecho que solo las mujeres pueden amamantar.

Sin embargo, el padre, también tiene roles importantes que desempeñar, tanto en compartir responsabilidades en el cuidado del niño como en proporcionar apoyo al vulnerable día "madre-niño", durante las primeras semanas y meses de vida. (Siéntase útil durante la lactancia).

Se requieren tres condiciones para una lactancia exitosa:

  1. una pareja intensamente motivada que apoye e incentive su mujer a amamantar. El éxito de éste período depende principalmente de su actitud. La lactancia exclusiva hasta los 6 meses y su cariño y apoyo son todo que su bebé necesita para crecer inteligente y saludable.

  2. un niño saludable que coopere con una succión vigorosa y

  3. una familia auténticamente convencida de las ventajas de la crianza a pecho, con miembros capaces de comprender todas las situaciones que se pueden plantear y estimular a los padres en cada una de ellas.

La mujer habitualmente acepta el amamantamiento como una etapa natural de maternidad, convencida de sus ventajas en la salud integral de su hijo y en su propio placer. Igual es conveniente que esté bien informada y confiar en sus posibilidades.

Así mismo es sumamente importante que el padre esté de igual modo informado, y a su vez preparado para brindar el apoyo necesario que la mujer requiere en esta etapa de su vida mostrando su confianza en su mujer. Proteger de comentarios negativos. El apoyo familiar resultaran decisivos en el éxito de la lactancia.

La mejor oportunidad para discutir la participación masculina es durante las visitas prenatales, pero los servicios del cuidado prenatal necesitan estar capacitados para dar una adecuada información.

Naturalmente seria valioso si el padre comprendiera los beneficios de la lactancia y tuviera la voluntad de apoyar a la madre que ha decidido amamantar y pudiera proporcionarle el apoyo emocional y asistencia necesaria para cualquier tipo de dificultades o crisis que puedan ocurrir durante la lactancia. No traiga a su casa latas de leche, biberones y chupetes.

Existen muchas formas de apoyar a las mujeres que necesitan de su pareja para cuidar al bebé: atendiendo al bebé, atendiendo las necesidades de la madre, apoyo a la madre, manteniendo el hábito de acariciar los pechos de su mujer, estando atento a las variaciones del apetito sexual de su mujer durante la lactancia

Siempre que sea posible participe del momento del amamantamiento: ayudar a calmar al bebé. alcanzar agua a la mamá, etc.

El baño del bebé es un verdadero acontecimiento familiar, pues posibilita también el contacto piel a piel con el papá y la participación integradora de los otros hermanos.

La tarea de cambiar el pañal puede ser realizada fácilmente por el padre, con menor riesgo para la salud del niño, que si se encargara de darle su alimento; con la excepción de darle al bebé, en una traza, la leche que su madre se extrajo previamente.

Una vez que comienza la alimentación sólida, el padre, puede fácilmente participar o hacerse cargo de esta tarea.

El clima familiar condiciona también el éxito de la lactancia. Es de mucha ayuda que el padre se haga cargo de los hermanos mayores que muchas veces reclaman a mamá en ese mismo momento, como también de todas aquellas tareas domesticas impostergables que sobrecargan de responsabilidad y tensión. Si la madre encuentra esa pausa de intimidad para comunicarse con su hijo lejos de otras exigencias, tendrá una crianza más armoniosa.

Los hombres también necesitan saber que a veces, podrán sentirse, dejados de lado, incluso celosos, durante los primeros meses, cuando la madre y su bebé desarrollen un especial vínculo. (Divida y comparta los pechos de su mujer con el bebé). Pero, conforme pase el tiempo, si pasan tiempo juntos, los hombres y bebés desarrollaran su propia relación afectiva. Vínculo padre-hijo se fortalece cuando el vínculo materno-infantil es seguro. Los bebés necesitan mucho contacto físico. Sea paciente y comprensivo.

El tiempo para formar la relación entre la madre y su bebe es muy importante, sin embargo, los papás también deben de "enamorarse" con el bebé. Invertir tiempo: alzando, amando, jugando, relacionándose.

El padre tal vez sientan que no pueden calmar al bebé tan fácil como la mamá. Permanezca tranquilo. El padre o madre, que pasa más tiempo con el bebé conoce sus necesidades mejor. Pero también esta claro que los bebés necesitan la atención de ambos padres

Toda la familia debe participar y colaborar con la alimentación del nuevo hijo, de esta manera la madre se sentirá apoyada, el padre y los otros hermanos no se sentirán desplazados y a su vez los demás niños irán aprendiendo que el alimentar a los bebés a pecho es totalmente natural, preparándose de este modo para cuando en el futuro deban criar a sus propios hijos.

El recién nacido debe ser atendido por su madre y gozar de la compañía de su padre para estar cerca de ambos. Aun el padre más moderno y más ocupado debe estar cerca de su bebé el mayor tiempo posible, respetar y responder a la necesidad que tiene el bebé de su madre y cuidar que esté cerca de ella y bajo sus cuidados, contribuyendo también a la armonía entre los tres que integran la familia.

Papá, también puede y debe integrarse al tierno encuentro entre madre e hijo

Chupete.gif (7552 bytes)