DERECHOS DE LA MUJER EMBARAZADA Y DEL RECIÉN NACIDO
Ley del Consejo del Lacio (ITALIA) del 14 de Marzo de 1984:
La mujer durante el embarazo tiene derecho a:
- Ser informada sobre su parto.
- Recibir la asistencia necesaria.
- Asistir a cursos de preparación al parto.
La mujer que esta ingresada para dar a luz en un Centro Hospitalario Público tiene derecho a:
- Ser respetada.
- No ser considerada como una enferma.
- Ver facilitada su propia participación activa en el parto erigiéndose como protagonista de su propio parto.
- Estar acompaña por una persona de su confianza durante el trabajo del parto, el parto y el período inmediatamente sucesivo.
- Tener a su lado a su bebé y al padre del niño, durante toda su estancia en el Hospital.
- Escoger la duración del parto.
- Escoger la manera de llevar a cabo el parto.
- Darle el pecho al bebé antes de su primera hora de vida, sin horario ni restricciones.
Basándose en estos derechos, la mujer puede negarse a:
- Cualquier intervención tendente a acelerar el parto (por ejemplo: goteo de oxitocina, ruptura de membranas...) o a retardar el parto.
- Analgesia no precisa.
- Una determinada posición impuesta en el período de dilatación o en el período expulsivo. (por ejemplo: decúbito supino, silla o mesa obstétrica...).
- Intervenciones no necesarias (por ejemplo: rasurado de pubis, administración de enema, episiotomía...).
- El corte del cordón umbilical antes de que deje de latir completamente.
- Las manipulaciones tradicionales que se efectúan a los bebés tendentes a acelerar el inicio de la respiración mediante la aspiración de las mucosidades y otras.
- La separación de su bebé, en cualquier momento.
Dentro de los limites de la disponibilidad de personal sanitario y social publico,la mujer tiene derecho a:
- Contar, durante el parto, con la asistencia en el Centro Hospitalario Publico que le corresponda.
- Contar, durante el puerperio, con la asistencia domiciliaria adecuada.
El Sistema Sanitario Publico debe garantizar y satisfacer el derecho del niño a:
- Nacer en un ambiente adecuado que le proteja de todo tipo de alteraciones visuales, auditivas y técnicas.
- Permanecer al lado de su madre durante toda su estancia en el Hospital.
- Estar acompañado por su padre sin horarios ni restricciones.